“Contracciones”: buenas actuaciones pero una propuesta dispareja

La versión 2024 de “Contracciones”, dirigida por Nathalia Aragonese y Rodrigo Susarte, cierra su temporada en el Teatro Zoco el 12 de mayo. Escrita por Mike Bartlett en 2006, se estrenó en Chile en 2011 dirigida por Constanza Brieba, y en su propuesta actual adquiere un tono futurista que refuerza el tono de negra distopia laboral.
En escena vemos a una gerenta -sin nombre en el texto- que enfrenta a Emma, una trabajadora de la empresa por su supuesta relación amorosa con un compañero de trabajo. A través de diferentes encuentros, se va revelando el avance de la relación y la necesidad de la empresa de meterse en el detalle de la vida privada de sus colaboradores, con la excusa de mantener la economía empresarial.
Emma colabora con la gerenta -lo que en un Chile como hoy sería imposible de imaginar gracias a las leyes que protegen a los trabajadores- hasta límites inimaginados, atentando contra su salud mental y física.
Las actuaciones de Nathalia Aragonese, como Emma; y de Daniela Lhorente como la gerenta; son impecables. En especial Nathalia, que evidencia el desmoronamiento de su personaje a través de un trabajo físico que por momentos recuerda al butoh. Daniela es fría impersonal, casi robótica. Lo que ayuda a reforzar la relación con su subordinada.
La acción sucede en un interesante dispositivo, diseñado por Sebastián Escalona, que semeja un gran ventanal donde el público asiste, en clave voyerista, a cada round entre gerenta/trabajadora. Cerca del final, ese dispositivo da paso a un sinfín naranja que crea un espacio alucinante.
Andrés Poirot realiza una iluminación cuidada y precisa, que crea atmósferas veces con sensación de irrealidad y otras con ánimo futurista. La música, de Fernando Milagros, también apoya el desarrollo de la pieza.
Lo que altera la fluidez son las visuales, que resultan reiterativas con la acción y no abren nuevos espacios sino que más bien ilustran. Este detalle distrae del resto de la puesta ya que se vuelve redundante y obvio.
También se vuelve monótona la caminata de lado a lado del escenario de la gerenta, arrastrando los “futuristas” elementos que la acompañan (una especie de atril y una extraña silla).
En esta versión de “Contracciones” hay muchos recursos en juego y buenas actuaciones, pero queda la sensación de que hay elementos que podrían no haber estado y que impiden sumergirse de lleno en la trama. Trabajar en co-dirección es un desafío muy grande y lleno de dificultades, que solo en contadas ocasiones entrega propuestas escénicas redondas.

fotos Maglio Pérez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *